FaZe resucita en Miami

Sorpresón monumental en el Watsco Center de Miami. La primera parada de la historia del circuito BLAST Pro Series en suelo norteamericano regaló una de esas jornadas de desconcierto en las que de repente, toda la teoría, todo lo que se podía esperar de sus participantes se da la vuelta y ocurre algo sencillamente inesperado y mágico. Faze Clan está de vuelta.

En el primer día de competición todo discurrió con normalidad. Astralis dominó, Team Liquid y Natus Vincere sobrevivieron y el resto, como se preveía, fueron meros espectadores. Obviamente, nadie se imaginó lo que estaba por ocurrir.

La tanda de partidos del sábado arrancó y lo primero que se vio fue a los todopoderosos daneses caer estrepitosamente ante MIBR por 16-2. Una paliza que nos hizo remontarnos hasta el dos de septiembre del año pasado para encontrar un resultado similar. En aquel caso, 16-1 frente a North.

Y como si de un castillo de naipes se tratase, todo se desmoronó. Los últimos dos partidos se convirtieron también en derrotas. Mientras tanto, Team Liquid contaba sus encuentros por victorias mientras que FaZe, sin hacer prácticamente ruido, hizo lo propio para citarse en la final con los estadounidenses.

Viendo el precedente del duelo inaugural en el que los americanos les endosaron un 16-5, no pilló a nadie por sorpresa que FaZe Clan quitara Nuke inmediatamente. Lo que sí que rechinó un poco fue la elección de Dust2 por parte de Team Liquid, uno de los mejores mapas recientes del combinado europeo, pero esa es una historia de la que hablaremos más adelante. Empecemos por lo acontecido en Mirage.

Aprovechando el “momentum” adquirido durante la recta final de la fase de grupos, FaZe Clan entró a la final de una manera arrolladora. Su ofensiva fue variada y efectiva, algo que les permitió ponerse con un 8-0 en el marcador. Las consignas estuvieron claras, en rondas donde Team Liquid contaba con armas, ataques rápidos y directos a cualquiera de los puntos de bomba y en ventaja económica, posicionamiento pasivo estándar con todos los jugadores repartidos por el mapa tapando posibles agresiones norteamericanas.

En estos primeros compases del partido por el título, Dauren “AdreN” Kystaubayev fue el principal protagonista. Incisivo en todo momento, destartaló la defensa rival constantemente. Estadísticamente hablando, fue también el integrante de FaZe con mayor incidencia, al finalizar el primer parcial con un KAST del 86,4%, lo que se traduce en que este fue el porcentaje de rondas en las que sumó una baja, una asistencia, sobrevivió o al caer, fue rápidamente vengado por un compañero.

El estreno en el marcador de los americanos llegó de la mano de Nick “nitr0” Cannella, que logró una triple baja con el AWP, despertando a los suyos para acercarse en el tanteador en el tramo final de su bando defensivo, 10-5.

Con los roles intercambiados, la película volvió a coger tintes triunfadores para FaZe. Tan solo cedieron en una ronda, la tercera de la segunda mitad, en la que aun con armas débiles, fueron superados por los rifles de Team Liquid. Una pequeña muesca de lo que fue un nuevo monólogo europeo. Nikola “NiKo” Kovac pareció omnipresente y detuvo recurrentemente los intentos ofensivos de los americanos hasta fijar el 16-6 con el que concluyó Mirage.

Como si de una reedición del primer mapa fuera, el inicio del Dust2 tuvo un solo equipo en el servidor, FaZe Clan, aunque más bien, tuvo a un jugador, Håvard “rain” Nygaard.

El noruego completó una exhibición de otra época. Un rendimiento que recordó su mejor estado de forma de allá por el año 2017, cuando se sentaba en la mesa de los mejores del mundo y su equipo era un habitual en las finales y entregas de premios. Plasmándolo en números, el nórdico en la novena ronda ya había aniquilado a los cinco jugadores de Team Liquid en dos ocasiones y al pulsar la tecla del tabulador, se veía con un 20-0 indiscutible.

Al igual que ocurrió en el mapa inicial, no fue hasta la última parte del primer bando que los estadounidenses dieron muestras de estar vivos y no querer ceder el triunfo tan fácilmente. Y de la misma manera que en aquel momento, Nick “nitr0” Cannella fue el inspirador en el que se apoyaron sus compañeros para reducir las distancias.

Esta resurrección se amplió también en las primeras rondas de su lado defensivo, donde llegaron a colocarse a cuatro puntos de diferencia, 13-9 con un Jake “Stewie2k” Yip estelar.

Sin embargo, la economía en este bando es peligrosamente sensible y un pequeño intercambio de rondas puede ser devastador en el tramo decisivo de un encuentro, como ocurrió con Team Liquid, que se vio con un 15-12 en contra y teniendo que jugar el momento cumbre de la final con pistolas. Como era de esperar, no pudieron hacer nada y FaZe Clan se alzó campeón de la BLAST Pro Series de Miami con el bosnio Nikola “NiKo” Kovac galardonado con el título de jugador más valioso de la competición.