Constancia a prueba de desequilibrio

El Play-In que da acceso a la BLAST Pro Series de Madrid se abre con un auténtico partidazo entre dos nombres propios de la Superliga Orange: Dragons E.C. y Team Queso.

Los dragones están siendo durante toda la temporada una de las alternativas más sólidas al liderazgo de Movistar Riders en la clasificación. Junto con Vodafone Giants, son dos de los conjuntos con más semanas acumuladas en la parte alta de la tabla.

Mucho más irregular está siendo la trayectoria de Team Queso, cuyos vaivenes de rendimiento les ha hecho pasar por momentos en los que ha ocupado puestos altos, así como estar temporalmente fuera de las posiciones que dan paso a las eliminatorias por el título.

Para ambos, una posible clasificación para la fase principal de la BLAST Pro Series suena como una oportunidad única. Cuestionado por ello, Alfredo “enanoks” Álvarez, nos indica que lo que más le atrae de ello sería “poder jugar contra los mejores equipos internacionales” así como también añadía que es una buena manera de obtener visibilidad. Al igual que el dragón, uno de los jugadores de Team Queso, Peter “shhhack” Belej, nos asegura que “participar sería increíble. Independientemente del resultado, sería una experiencia inolvidable”.

Sin duda será un enfrentamiento de lo más igualado, como ya han demostrado estos dos quintetos en sus precedentes de la fase regular de la Superliga Orange. En ambos, eso sí, la victoria cayó del lado de Dragons E.C., aunque por márgenes mínimos. Algo que quizá, al tratarse de una eliminatoria al mejor de tres mapas, pueda cambiar.

Observando las tendencias de elección y prohibición de mapas de los dos participantes vemos que Nuke y Overpass son los preferidos de los dragones, e Inferno y Dust2 en los que se sienten menos cómodos. Más claras son las preferencias de Team Queso: Mirage y Dust2 del lado positivo, Nuke y Train como aquellos que no quisieran pisar ni por equivocación.

De esta rotundidad en las elecciones de mapas también ha querido hablar enanoks reflejando que “un mejor de tres les beneficia al tener un repertorio más amplio que el de sus rivales”. Bastante de acuerdo se ha mostrado también su par, que cree que actualmente les perjudica, pero, sin embargo, se muestra esperanzado en que en los días que quedan hasta el partido puedan prepararse y afrontarlo en las mejores condiciones posibles.

Un punto a tener en cuenta de cara a la preparación del enfrentamiento será también la reciente inclusión de Vertigo en detrimento de Cache, algo que puede llegar a desequilibrar la balanza por el poco tiempo de pruebas que tendrán los dos equipos en este mapa antes de verse las caras.

El jugador de Dragons nos ha insistido en que “tarde o temprano lo tendremos que jugar y estaremos preparados”, mientras que el eslovaco ve positiva su inclusión y considera que sería una buena idea llevarlo estudiado, pensando incluso, en intentar jugarlo contra los mejores en el escenario principal de la BLAST Pro Series.

Repasando las alineaciones que se conectarán al servidor por parte de ambos quintetos encontramos otro aliciente más al partido, la presencia de Víctor “xikii” García con la elástica roja meses después de haber salido del equipo del queso, por lo que el morbo estará servido para ver si este dragón conoce todos los trucos de sus ahora rivales y puede contrarrestarlos.

Es de Perogrullo decir que el favoritismo en este partido es inexistente. Aun así, shhhack se quita presión afirmando que sus rivales “tienen más trabajo y tiempo como equipo a las espaldas, algo que se va a notar en un mejor de tres” pero, por otro lado, encuentra algunas debilidades como “la comunicación en algunos mapas en los que no terminan de jugar bien” asegurando que, sin duda, será “algo donde poder agarrarse”.

No quiere confiarse tampoco enanoks que asegura que “individualmente son buenos y va a ser un partido difícil”.

Las espadas están en todo lo alto, a las 18:00h del miércoles 10 de mayo arranca el Play-In de la parada madrileña de la BLAST Pro Series. El camino hacia el Madrid Arena comienza y solo hay un hueco.